Reseña // Resident Evil: Welcome to Raccoon City
Reseñas de Cine

Reseña // Resident Evil: Welcome to Raccoon City

  • Con aciertos y resoluciones apuradas, Resident Evil: Welcome To Raccoon City adapta con mucho respeto los 2 primeros juegos de la franquicia.

Las adaptaciones de videojuegos atraviesan un período bastante positivo, después de años de entregarnos producciones que se alejan de los niveles deseados.

Sonic, Mortal Kombat y Arcane son algunas de las recientes producciones que elevaron con gracia la vara de las adaptaciones gamers, consiguiendo el difícil objetivo de contentar al grueso de los fans, y al mismo tiempo conseguir cautivar público ajeno a estas franquicias.

Resident Evil: Welcome to Raccoon City corría desde el vamos con una ventaja: la anterior adaptación de la saga – con 6 películas distintas – lejos estuvo de mostrar la identidad del videojuego y decidió tomar una libertad creativa bastante considerable, incluso posicionando a Alice, un personaje 100% creado para las películas, como la protagonista central de estas producciones.

  • Fecha de estreno: 25 de noviembre de 2021 (México)
  • Director: Johannes Roberts
  • Música compuesta por: Mark Korven
  • Editor: Dev Singh
  • Productores: Hartley Gorenstein, Martin Moszkowicz, Robert Kulzer, James Harris
  • Guion: Johannes Roberts, Greg Russo

El director Johannes Roberts con este reboot decidió borrar todo lo que hizo Paul W. S. Anderson (que acá oficia de productor ejecutivo) para adaptar en una sola película los acontecimientos de los 2 primeros juegos. Un desafío que en los papeles resultaba, a priori, más que complejo y esto se refleja en varios momentos de los 112 minutos que tiene de duración.

El otro gran desafío que tenía Roberts en el desarrollo del guion era no volver tan predecible el argumento para que, los fanáticos que se saben los juegos de memoria, no anticiparan cada uno de los eventos de la trama, y en este aspecto el director se anota un pleno al combinar los eventos de ambos juegos de forma fresca y atractiva para ambos públicos.

El problema de querer meter el contenido de dos juegos en una sola película comienza a reflejarse de forma más palpable en su último arco. Un desarrollo que se siente muy apresurado y que realmente no le encontraron la vuelta para terminarlo de forma elegante, porque hay una construcción bien pausada de  personajes y elementos, para luego en un cuarto de hora final pisar el acelerador y llevarse puesto todo.

Al final lo que queda es una película que no sirve como tema de conversación, que no tiene nada que aportar a la saga de Resident Evil y que, peor aún, no hace mucho para validarse luego de que en las últimas décadas viésemos siete otras películas bajo este nombre. Lo único que realmente queda es la prueba fehaciente de que es mejor que dejen descansar en paz a esta marca en la pantalla grande. Por varias décadas más.

Es decir, como Netflix planea presentar próximamente una serie de televisión de Resident Evil, lo mejor que puede pasar es que la secuela que anticipa esta película simplemente no se lleve a cabo. Ya fue suficiente. Tuvieron la oportunidad de partir desde cero y no hicieron nada.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *